google-site-verification: googleac1700d1e19b095b.html
 

NUESTRA HISTORIA

Guardianes de la Tierra Sagrada

 

 

Hoy comparto, desde lo más profundo de mis raíces celtas, lo aprendido a través de viajes y la gente que encontré en mi caminar que pertenecían al Budismo, Hinduismo, Taoismo, sufismo, cábala, antroposófismo, rosacruz, hermetismo y chamanismo. Y el legado de mis ancestros, gallegos, cántabros y astures que reviví tras vivir en un bosque orensano, durante más de tres años, en una aldea con apenas 9 habitantes: Piroño, teniendo por vecinos al Monasterio budista de Chu Sup San.. Ese contacto intimo con los bosques, durante el confinamiento supuso una verdadera revolución espiritual, mayor que todo lo leido y aprendido durante décadas de búsqueda espiritual.

Ríos, cascadas, el óceano, la tierra que pisamos el sol que nos alumbra, el aire que nos respiramos, el ki que nos rodea, penetra y da forma a todos los seres, está ahí para ofrecernos abundancia y sanación. Sólo necesitas soltar y fluir, no aferrarte al dolor, las perdidas, los deseos insatisfechos.

Si fluyes con la vida, la vida fluye contigo.

 Con herramientas como la oración, la meditación la naturaleza, el sonido y el color, abrimos nuestro corazón y transformamos nuestra realidad, por la elección de nuestro libre albedrío, el perdón  (mayormente a nosotros) y la  gratitud. Pasamos a la acción, cocreamos y el universo nos escucha, si tenemos las cosas claras y somos coherentes con nuestro pensamiento, sentimiento, emoción, y palabras. 

Limpia tu cuerpo, depura tu pensamiento y palabras, centra tu mente en el aquí y ahora... Pero sobre todo suelta el miedo y abrete al amor, porque el Amor todo lo sana,  deja que la vida haga el resto, mientras muestras tu agradecimiento a la Fuente, esa energía que nos rodea, penetra,  y vive en nuestro corazón,  y en todos los seres del Universo.

Vivimos  tiempos de cambio y confusión, un momento decisivo como sociedad e individuos de agitación política, económica, ambiental y espiritual. Es un momento de tomar decisiones y hacer cambios. En este estado caótico, únicamente Gaia, la Tierra viva, un organismo cargado de información con el que podemos conectarnos para reencontrar las claves de una existencia acorde con los dictados de la naturaleza: el anima mundi. Allí en la naturaleza, y sus focos de energía telúrica debemos acudir para hallar respuestas y encontrar nuestra autosanación. La tribu mundial esta confusa, sistemas de creencias caducos, la tentación de una pseudoespiritualidad new age, o de deshumanizarnos buscando respuestas en la tecnología. El caos externo es un reflejo del interno. En esta crisis de valores surgen sin embargo, las terapias alternativas, la nueva medicina integrativa, el redescubrimiento de la meditación (Mindfulness), la psicología transpersonal y positiva, nuevo interés por técnicas milenarias como el Yoga, el Tao, Medicina Ayurveda o la sabiduría inmensa de los pueblos originarios. Tomamos conciencia de los meridianos y campos energéticos de nuestro cuerpo, y de la Tierra. Así nace un proyecto holístico, integrativo, abierto, donde no mezclamos en un caos todas estas tradiciones sino que invitamos a participar en el proyecto.  Como  Asociación buscamos instintivamente como el niño  en la madre, en la naturaleza, la matriz que nutre, las leyes que ordenan el caos,  y surgen de la Luz y el Amor. Y así surgen y surgiran desde el amor y el respeto, nuestros encuentros, talleres, círculos, retiros...un intento honesto de encontrar y compartir una auténtica Sabiduría de la Tierra para la Tribu Mundial que va reuniéndose, una sabiduría que pueda conducirnos a una vida en armonía, un contacto intimo con nuestro ser interior que trascienda las fronteras culturales y nacionales que combine la sabiduría de las percepciones de nuestra cultura a través de las tradiciones esotéricas auténticas de Occidente y Oriente, las culturas arcaica originarias y la moderna ciencia que paso a paso se acerca a la Metafisica y la Filosofía.

Debemos salir al encuentro de maestros y guías, en pantanos, desiertos, bosques y montañas, cuevas, manantiales, megalitos, pirámides... debemos prepararnos para encontrar a los Guardianes de la Tierra Sagrada... porque nosotros mismo somo Guardianes y Templos Sagrados, somos parte de la Naturaleza y debemos recordarlo. Debemos proteger el legado de nuestros ancestros, el agua, y toda vida de este planeta. 

 

0zzz.jpg