google-site-verification: googleac1700d1e19b095b.html

El lenguaje de las Aves: El Huevo Cósmico.

A través de todas las latitudes del planeta los iniciados dejaron mensajes cifrados simbólicos. Estos estaban asociados a las aves y u conocimiento perdido. Hace 18.000 años en Cuevas como las de Lascaux, nuestros ancestros dibujaron al iniciado con cabeza de pájaro y alas. El ave desde la prehistoria simboliza al alma, y así la encontramos en el Arte Medieval en Iglesias y catedrales donde pequeñas aves se escapan de sus jaulas. Para PLatón, todas las almas son aladas y en el Antiguo Egipto , vemos las almas-aves de los difuntos representadas en tumbas y papiros.

El lenguaje de las aves tiene las claves del conocimiento de las grandes leyes de la naturaleza, que abren las puertas de la iniciación espiritual. Desde el huevo cósmico de la creación, pasando por los diluvios que ánades, palomas, y cuervos anuncian su fin, la inmortalidad del alma, el ave siempre nos habla de un contenido oculto.

De esta forma podemos decir que quien domina la lengua de las aves, abre la puerta de todos los conocimientos, esas almas puras captan los “secretos de la Naturaleza”, y son capaces de profetizar. El que aprende la lengua de los pájaros puede comunicar con el cosmos y los dioses y abre las puertas que van más allá del espacio y del tiempo.

El Huevo Primordial, es el portador del germen generador de la vida, de los mundos, y de los seres, el huevo del ave es a escala reducida el símbolo de la creación universal.

Como todo símbolo vivo, el huevo revela el ser y la suma de la revelación. Según el mito orfico, lo que revela, coincide con el advenimiento del Huevo original. Cuenta el mito de la Noche primordial, apodada “la diosa de negras alas” , que da vida de su misterio específico y, más que ningún otros símbolos, se identifica con la idea de que fue cortejada por el Viento del Norte, es decir por la serpiente. De aquel encuentro nació el Huevo de plata, llamado por el nombre de Luna. Sin embargo , el astro que brilla con luz prestada simboliza la revelación de un misterio, en la noche de la ignorancia. Asi pues,  el Huevo original demuestra, que con anterioridad al nacimiento de cualquier ser, existe el acto revelador del mismo. Por otra parte al Huevo de plata, Phanes, también se le llamó Eros, aunque no se trata aquí del dios del Amor, si no del nombre dado a la Vida, original, fuente de vida para los seres. El huevo de plata de los orficos se sitúa en el centro de sus misterios, por simbolizar la revelación de la Vida y el Ser. El Huevo surge del Caos, o de la Nada de la Creación , de las Aguas Primordiales, y es fuente y origen, reserva de todas las posibilidades de existencia.

El huevo a pesar de ser germen de vida, también debe nacer a la vida. Para esto metamorfosea el caós original, en Pajaro que pone el Huevo del Mundo. Y así Thot, en calidad de Ibis, llevó desde las ciénagas, paraíso de los pájaros el huevo cósmico hasta Hermópolis, donde se asoció a la Creación del Mundo y a los Ocho Dioses Originales, la Octóada.

Si el Huevo revela la vida como misterio es inevitable que esté asociado a la vida que resucita despues de la muerte. Y así tenemos el Huevo de Pascua, y el difunto en el Antiguo Egipto debía decir la formula del Huevo primordial con el que se identifica si espera la resurrección: Yo soy el huevo que estaba en el vientre de la oca llamada la Gran Vocinglera. Una vez roto el huevo, que contiene el hálito de vida, se produce la resurrección.

La puesta del huevo simboliza, la revelación del Misterio de la Vida. El Huevo del Mundo , nace de la simiente-esperma de Atum, en las aguas del Óceano primordial. El  Huevo del mundo se llama, Querebet, la diosa oscura dueña de las fuerzas vitales. En la mitología hindú tenemos a Durga, la diosa pájaro quien pone el Huevo del Mundo

La autora en la Casa Museo Dali, Gerona.

© 2017 , Guardians da Terra Sagrada.