google-site-verification: googleac1700d1e19b095b.html

El pequeño sufi

Recuerdos en espiral…

Cuando era pequeña, siempre soñaba con una enorme laguna rodeada de palmeras y arrozales,un oasis, una cascada y un halcón que llegaba desde el desierto…

Es curioso pero siempre que necesito encontrar mi paz, escucho la canción de la Luna de Dvorak, y recuerdo aquel sueño en el que jugaba con un niño, entre cañaverales. Antes de despertar, me besaba la mano y decía hasta mañana, Princesa.

Y es que los niños tienen amigos imaginarios,  y yo tenia un amigo en mis sueños. Tenia seis años, y estaba ingresada en el hospital…cuando me inyectaban la quimioterapia, yo cerraba los ojos y jugaba con el. Creo que esta noche, le llamare y jugare con el. Volveré a ser niña..y ver aquellos ojos negros, y esa sonrisa picara, mojandome el pelo , mientras nadabamos . Egipto, siempre en sueños, apareció en la iniciación reiki, en las meditaciones en el Pirineo, hasta en mi viaje a Jordania, me di con una “colonia egipcia” en el desierto de Wadi Rum.

Volví a reencontrar ese sueño en mi primera iniciación reiki, fue tan sentido que el compañero que se iniciaba conmigo, lo visualizo. Los lazos con personas y lugares son indestructibles. El tiempo es una espiral, no sabemos si son recuerdos de lo por venir o de lo que fue, porque todo conforma un eterno presente en el alma.

El y yo en una eterna espiral, más allá del tiempo y del espacio en Marna, Menfis, Philae, el Cairo o en el Desierto.


© 2017 , Guardians da Terra Sagrada.