google-site-verification: googleac1700d1e19b095b.html Herramientas para biodescodificación: Constelaciones familiares I

Herramientas para biodescodificación: Constelaciones familiares I




Nosotros funcionamos con un sistema, todo está relacionado porque los sistemas constantemente están retroalimentándose, auto organizándose y auto regulándose.La red que forman los elementos del sistema no está organizada en forma lineal, los elementos que la conforman no están en una línea uno al lado del otro.


Entonces la información fluye por los sistemas de forma circular y en ella la retroalimentación consiste en que todos los elementos del sistema están conectados de manera que lo que sucede en alguno de ellos genera que la información circule por toda la red hasta que retorna al elemento en el que se inició el estímulo.


De tal manera que los seres humanos compartimos la información concerniente a nuestro patrón como tales, y a la vez compartimos la que tiene que ver con el hecho de ser mamíferos con muchísimas especies sobre el planeta, y con todos los seres que llamamos vivos compartimos la información relevante a la respiración celular.


El patrón de un sistema va desde la forma en que se organizan las redes de rela- ciones hasta el comportamiento que ellas adquieren. Un sistema puede conservar la misma forma (los elementos que lo constituyen) y cambiar su patrón de organización constantemente.



El sistema básico es la familia, de allí venimos todos; luego comenzamos a conformar otros sistemas como los del colegio, los amigos, el lugar de trabajo, etc.Cada familia se organiza con base en un patrón diferente y también tiene patrones de comportamiento particulares a ella.Cuando sucede algo a uno de sus miembros, esta información fluye de manera circular por todos los demás hasta que la red completa la haya recibido, y con base en ella creará nuevos patrones buscando su permanencia en el tiempo.A esta búsqueda la hemos llamado supervivencia, y es tan antigua como nuestra historia sobre el planeta.Tu sistema familiar se retroalimenta permanentemente de manera circular por medio de la red que lo conforma, y donde todos los miembros están unidos entre sí en forma simultánea más allá de la distancia y el tiempo. No importa hace cuánto tiempo no veas a uno de ellos, si lo conociste o no, incluso si no sabes de su existencia; estás conectado a todos y el sistema se retroalimenta con base en lainformación de todos. En la medida en que una persona experimenta cambios en su vida, toma decisiones o vive experiencias, esta información es compartida con todos los de su en-torno, el sistema se retroalimenta a sí mismo y hace los ajustes necesarios en su organización para buscar el equilibrio. Los que vivieron hace mucho tiempo también influyen en el sistema a través de lo que se conoce como un campo mórfico (Rupert Sheldrake),que es como la memoria del sistema en el que se almacenan todos los datos concernientes a la manera cómo se relaciona cada parte con las demás.


Al aprender de qué manera funcionan los sistemas humanos, cuál es el patrón de organización que les permite estar cerca del equilibrio y mantenerse en el tiempo, podremos empezar a reconocer el patrón de organización específico de nuestro sistema familiar, y en él, el origen de muchas situaciones que anteriormente escapaban a nuestra percepción.A partir de este reconocimiento comenzaremos a hacer pequeños ajustes en nosotros mismos que harán que nueva información entre al proceso de retroali-mentación y se creen nuevas estructuras y comportamientos que le permitan autoregularse y acercarse al equilibrio armónico, es decir, ordenarse.No importa qué miembro de la familia, o del sistema, o del clan haga el reconocimiento y los ajustes, en virtud de la interconexión y las propiedades de los sis-temas, todos sus miembros se verán beneficiados de la nueva configuración y la experimentarán de acuerdo con la imagen que su cerebro les proporcione.


Según Hellinger participamos de un destino familiar colectivo y nos encontramos sujetos a unos órdenes esenciales que llamó “Órdenes del Amor”, y que para mayor claridad clasificó de la siguiente manera:

Primer Orden:Pertenencia.

Segundo Orden:Jerarquía.

Tercer Orden:Equilibrio entre el Tomar y el Dar.


Cuando el patrón de organización del sistema va en contra de los Órdenes del Amor, es decir cuando uno de sus participantes tiene una conducta que atenta contra el amor y el orden, uno o varios de ellos comienzan a experimentar bloqueos o dificultades en forma de malestar físico, emocional o mental, se sienten desubicados, reniegan de la vida y de las personas con las que se relacionan, tienen experiencias difíciles o traumáticas, a veces incluso repetitivas, que no pueden entender y de las que no pueden salir y resolver. Todo esto lo iremos retomando en diferentes post

A estos bloqueos y dificultades Hellinger las llamó Implicaciones Sistémicas.


En psicoterapia se sabe, desde siempre, que las experiencias traumáticas personales a largo plazo pueden desencadenar trastornos tanto del alma como del cuerpo si son reprimidas y excluidas por sobreexigencias del presente. Es posible superar esas molestias cuando se logra volver a tomar y a integrar aquellos aspectos que hasta ese momento habían quedado separados.Más allá de ello, las constelaciones familiares sacan a la luz en qué medida también los traumas de aquellos ancestros con los cuales estamos vinculados por el destino tienen un efecto transgeneracional e influyen en la vida de los descendientes.


Toda persona nace en el seno de una familia. Eso crea un vínculo con todos aque-llos que pertenecen a esa familia. Un trámite inconsciente, al que Bert Hellinger denomina «conciencia familiar», vela por las condiciones que rigen en el destino de la comunidad familiar y a las cuales estamos expuestos y supeditados, queramos o no. Se ocupa del vínculo en el sistema, de la compensación, tanto entre el dar y el tomar como en lo que se refiere al destino y al orden. Parte del orden esque todos aquellos que pertenecen a ese sistema familiar, incluso los fallecidos,tienen el mismo derecho de pertenencia. Cuando un miembro es excluido, despreciado u olvidado, por ejemplo, un hijo nacido muerto, esta conciencia colectiva lleva a que otro miembro, a menudo de una generación posterior, se identifique,inconscientemente, con ese ser excluido. En esa «implicación» se asemeja a a que le imita aspectos de su destino, sin saber por qué y sin que pueda defenderse.


El trabajo con constelaciones sistémicas ha conducido a un concepto de familia ampliado, un concepto que comprende a todos los que son incluidos en la conciencia colectiva grupal de la familia. En ese sentido pertenecen todos los hijos, es decir, nosotros mismos y todos nuestros hermanos y medio hermanos, también los que nacieron muertos, los que fueron dados en adopción, los que nunca fueron mencionados y los abortados. Pertenecen, asimismo, los padres y todos sus hermanos. Pertenecen los abuelos y, aveces, sus hermanos, sobre todo cuando tuvieron un destino singular, y, en oca-siones, también los bisabuelos.Además de los parientes consanguíneos, también pertenecen todos aquellos quede alguna manera sufrieron un perjuicio causado por la familia o por cuyo destino o muerte la familia obtuvo un beneficio, por ejemplo, las parejas anteriores de padres o abuelos que dejaron su lugar o que fueron obligados a liberarlo. En ese contexto también pertenecen todos aquellos que fueron víctimas de crímenes y de violencia de los familiares, y, por el vínculo especial que surge entre víctimas y perpetradores, también pertenecen aquellas familias en las cuales hay víctimas de crímenes violentos y sus asesinos. Todos ellos constituyen el destino común de la familia.


A veces da la impresión de que el enfermo evoca con su sintomatología el recuerdo de alguna persona excluida. Está conectado con amor allí donde otros miembros de la familia niegan o reprimen el amor y el reconocimiento. La constelación de la enfermedad o la sintomatología con relación al paciente o su familia es capaz de sacar a la luz esas conexiones que a menudo son inconscientes.


© 2019 , Guardians da Terra Sagrada.