google-site-verification: googleac1700d1e19b095b.html
top of page

Los templarios en el Reino Toledo. Montalbán,Montes de Toledo, Sagra, Talavera, Ciudad Real…

Este articulo forma parte del libro,Caminos del Temple Ie-BookHermandad Soberana de Damas y Caballeros del TempleHSDCTHSDCT – OSMTJ InternacionalHSDCT-OSMTJLibroOSMTJ Internacional. Este libro lo pódeis adquirir en la Página de mi Hermandad, y es muy recomendable para todos los amantes de la Orden del Temple.

ABSTRACT:

A través del articulo hablaremos de las relaciones de la Corona castellano-leonesa con Tierra Santa y la Fundación del Temple. Debido a esta relación las donaciones peninsulares fueron tempranas sobre todo en Galicia. Además conoceremos las pertenencias del Temple en la frontera o Marca, así como sus enfrentamientos con la Orden de Alcántara. También incluimos los lugares que por tradición se han asignado al Temple, dando importancia a la propia ciudad de Toledo, de la que no hay documentación pese a existir el denominado «barrio templario».

1.- INTRODUCCIÓN

La conquista por parte de los cristianos de los territorios de la Mancha y la fundación de las Ordenes Militares españolas fueron sucesos relacionados que transcurrieron entre la toma de Toledo por parte de Alfonso VI, en el año 1085 y la victoria de Alfonso VIII sobre los almohades en la batalla de las Navas de Tolosa en el año 1212.

                La conquista «negociada» del Reino Taifa de Toledo fue un golpe letal para los demás reinos de taifas andalusíes que provocó una serie de luchas con los almorávides y almohades. Todo fue en  vano, porque  el valle del Tajo resistió el empuje islámico de los ribats de frontera con dificultades, pero lo hizo.

            Las llanuras manchegas tuvieron que ser muy peligrosas durante muchísimos años, hasta que las Ordenes Militares extendieron sus dominios sobre ese territorio. No debemos olvidar nunca, que la Mancha, era tierra de frontera entre Castilla y al-Andalus y hubo frecuentes choques entre cristianos y musulmanes y así lo prueban los numerosos castillos que hallamos en su territorio.

Basta mirar el mapa de Castilla la Mancha para ver como esta región fue custodiada  y defendida por las Ordenes Militares, y así tenemos la comarca del Campo de la Orden de Calatrava que también tenía importantes propiedades en Guadalajara,  Campo de Montiel (Santiago), Campo de la Orden de San Juan, y el Temple en las fronteras que protegen Toledo en sus Montes o en Guadalajara, etc..

             El espacio físico objeto de nuestro estudio es complejo y dificil de delimitar. Floridablanca en su división provincial de 1785, creó la provincia de la Mancha que abarcaba el Partido de Alcaraz (Albacete), y las actuales provincias de Toledo, con el partido de Alcalá de Henares que entonces le pertenecía, Ciudad Real, Cuenca y Guadalajara.

Dentro de esta extensa zona encontramos el reino de Toledo, que abarcaría la ciudad y su tierra. La Medina Maluk, Ciudad de los Reyes, fue cabecera de la Marca Media en época emiral y califal. Toledo fue  capital de esta  taifa desde 1031 al año 1085. Su territorio se extendía por los Montes de Toledo y el Campo de Calatrava, en la zona por donde fluye el Guadiana. En esta zona encontramos el castillo de Calatrava la Vieja que era muy importante en al Ándalus ya que su influencia se extendería desde el Puerto de Muradal al sur y el de Orgaz al norte. Esta ciudad  llegó a ser citada como de las más importantes junto a Córdoba y Toledo por el Califa de Córdoba. Calatrava fue independiente en el año 1009, durante la revuelta del qaid y jefe de la guarnición, llamado al-Qaida bu-l-Hasan, esta taifa se acabaría integrando en la de Toledo según se agrava la crisis cordobesa.

            Para definir el territorio también es importante que conozcamos la administración eclesiástica. El arzobispado de Toledo en el siglo XII, estaría constituido por las tierras de Toledo, la provincia de Ciudad Real y el sur de Madrid y por el Oeste se extenderá  hasta Guadalupe y las tierras de Trujillo[1].  Un territorio vasto que sin duda fue dominado por la Orden de Calatrava fundada en 1157, la de Santiago en 1170, y el Priorato de Consuegra de la Orden del Hospital de San Juan que fue fundada en Jerusalén.

             Académicamente apenas se cita la presencia del Temple y sin embargo existió como demostraremos en este trabajo. Esta exclusión se debe a la renuncia en 1157 de la fortaleza de Calatrava la Vieja en Ciudad Real, achacada a la falta de medios para defenderla. La censura eclesiástica y de aquellos que heredaron las pertenencias del Temple, particularmente la corona que fue donando a la nobleza sus propiedades, más la destrucción documental en las guerras napoleónicas, y sucesivas contiendas nos lleva a un vacío documental que sólo es paliado por las versiones totalmente parciales para engrandecer a las ordenes hispanas de autores como Ximenez de Rada.

2.- TOLEDO Y LA MARCA MEDIA

            Toledo, fue la cabeza de un territorio fronterizo en época Omeya, que se llamaba habitualmente la Marca Media, el cual formaba parte del tagr andalusí en su tramo central, donde vivieron clanes bereberes que se resistían y vivían en abierta rebeldía contra Córdoba. Según la Crónica del Moro Rasis, Talavera y Calatrava, junto a Oreto, Consuegra y Caracuel dependían de Toledo. Estas fortalezas que defendían Toledo, estaban situadas al sur, oeste y este, en las rutas que iban a Córdoba.

            La taifa de Toledo que cae en manos cristianas tras la negociación de Alfonso VI, limitaba al oeste con el Reino de Badajoz, llegando su dominio hasta Trujillo y por el sur hasta Almadén, llegando al-Mamun ,  a conquistar Córdoba durante un periodo  corto de tiempo. Por el este el territorio toledano llegaba hasta Atienza y Guadalajara, y por el sureste limitaba con la taifa de Granada a la altura de Úbeda. Aunque el dominio de Calatrava era realmente difícil y fue un territorio de guerra continua durante mucho tiempo.

            Calatrava la Vieja, es un importante yacimiento arqueológico a 18 kilómetros de Ciudad Real, donde además de la alcazaba, hay restos murados de un importante núcleo islámico, que en su momento fue una de las grandes ciudades de al-Ándalus. Qal’ al Rabat, tuvo al igual que Valencia o Mallorca, un núcleo urbano que detentaba el poder estatal y que estaba  rodeado por el al-hawz. Este era un  territorio de regadío con numerosas  huertas, vergeles, al-munya y jardines privados, llamados bustan y rahal. A la medina le rodeaban numerosas alquerías, que en caso de peligro se acercaban a la alcazaba incluso con sus rebaños que eran resguardados en los albacares.  El gobierno lo detentaba un consejo de ancianos denominados los hâssa, de carácter comunitario que organizaban las relaciones sociales y de trabajo. Esto era Calatrava la Vieja antes de la llegada del Temple.

Por su parte el Campo de Calatrava, según cuenta el Libro de la Configuración del Mundo de al Hawqal, ofrece una descripción del Camino a Córdoba desde Toledo que le sorprende gratamente ya que esperaba encontrar espacios vacíos como las regiones del norte de África y lejos de aquello encuentra numerosas y populosas alquerías donde pasar la noche el viajero de forma muy agradable.

Todo el territorio de Caracuel que también fue donado al Temple es un vado muy fértil del Guadiana y de complejos lagunares. No tiene nada que ver con esa imagen de Mancha seca que la gente suele tener. Incluso la alcazaba de calatrava era protegida por ese sistema lagunar que podía anegarse en un momento dado. Hablamos de un paisaje de lagunas volcánicas como Caracuel, la Cuchara, doña Elvira, Tablas de Daimiel, el río Jabalón, etc. Es decir además de su importancia estratégica estamos hablando de un territorio rico y fértil con olivares, alcornocales, bosques, huertas, viñedos, aguas termales, pesca, y fincas para ganado ovino, caprino, De hecho estas tierras son la última etapa antes de llegar al Valle de Alcudia, Pedroches, lugar de invernada de nuestras ovejas merinas desde tiempos inmemoriales.

 Como vemos aunque ya cristianizado es un territorio complejo, de frontera y con constantes incursiones musulmanas para su recuperación ya que es la llave central de todo al Andalus.

   Explicadas estas notas preliminares comenzamos a narrar la historia de los templarios en el Reino de Toledo.

1

3.- LA CORONA LEONESA, RELACIONES CON TIERRA SANTA.

Para entender la presencia templaria en tierras castellanas y concretamente de Toledo y otras tierras castellano-manchegas debemos recordar el primer dato que tenemos sobre la presencia templaria en el reino portugués. Este dato es importante, ya que es antes del reconocimiento internacional del Reino de Portugal ( es decir aun es Castilla y León) y antes del reconocimiento en el Concilio de Troyes del Temple. Es decir, hablamos de la donación del año 1128, de la Infanta Teresa, madre del que en breve será rey de Portugal del castillo y termino de Soure, en la región de Coímbra. Lugar estratégico para la reconquista del territorio. Suele pasarse por alto o falsearse.

 La donación se hace cuando los templarios son unos desconocidos. No han participado en batalla alguna en Tierra Santa y aún no han sido presentados socialmente en Europa de la mano de Bernardo de Claraval en Troyes. A Soure, se le sumaron más territorios en la región gallega y del Miño que pertenecían a Teresa. La zona de Soure, era inestable y los almorávides tenían sus ojos puesta en ella. En la vida de San Martinho de Soure, se dice que los beneficios de la zona iban para la campaña en Tierra Santa y la protección de peregrinos en Palestina, aunque en 1129, tras el Concilio de Troyes, comienzan la defensa y el apoyo en la Reconquista de los territorios del que será Reino de Portugal. Esta donación le valió a Teresa y su hijo, el apoyo del Temple por su causa de independencia.

 Hubo multitud de donaciones entre 1129 y 1140, y a partir de esta fecha se incrementa la presencia templaria y guerrera.

  La razón por la que contamos esto es que debemos de tener claro que Teresa es Infanta de León y condesa de Portugal. Es decir hija de Alfonso VI y su amante Jimena Muñoz. Teresa pertenece al linaje de los Alfonso o Borgoña, y está casada de hecho con Raimundo de Borgoña, sobrino de Constanza, esposa legitima de Alfonso VI. Su hermana de padre y madre Elvira es casada con Raimundo de Tolouse, también conocido como Raimundo de Saint-Gilles, conde de Tolosa, marqués de Provenza y uno de los cabecillas más importantes de la Primera Cruzada.

 Raimundo de Saint Gilles, según Joaquín Javaloys es un descendiente davídico directo, un “Rex Deus”, en toda regla. Es decir que en la Península estábamos bien enterados de lo que se cocía en Tierra Santa alrededor de Godofredo de Bouillon y los templarios. Y esto explicaría porque la primera donación europea antes incluso que en Francia es en el condado de Portugal,  de la Infanta Teresa de León, hermana de Elvira.

 Alfonso Jordán el hijo de este matrimonio entre Elvira y el Conde de Tolouse nacido en Tierra Santa y conde Trípoli, fue amigo fiel y uno de los nobles más valientes en la cruzada ibérica junto a su primo Alfonso VII. Bernardo de Claraval , era amigo de Alfonso Jordán y en 1145 le escribiría una carta por la herejía catara que se extendía en sus tierras heredadas de su padre.

Todo esto explica el entramado de linajes y la importancia y conocimiento de las cruzadas y gestación del Temple a la sombra de los Canónigos del Santo Sepulcro que creara Godofredo de Bouillon y los lazos con la dinastía castellano-leonesa .

Alfonso VI, abuelo de Alfonso Jordán, tomará Toledo, mediante pactos y será su primo Alfonso VII, quien lo tendrá como brazo fuerte y aliado en la Reconquista. No olvidemos que estamos hablando de una de las mayores fortunas medievales.

Así que está claro que en la Fundación del Temple ese “Gondemar” que se cita era seguramente gallego, pues en tierras de Orense, encontramos ese pueblo en las cercanías de Tuy, casi en la frontera de Portugal y es súbdito de Alfonso VII.

 De ahí que haya gallegos en ultramar como son los hijos de Munio Alfonso, alcaide de Mora y Toledo, intimo amigo de Alfonso VII, que  había crecido a su lado en Santiago de Compostela. El Rey llora amargamente su muerte y es  por vengarlo  que toma con saña Calatrava que dona al Temple[2].

Sabiendo ya los lazos con Tierra Santa y el Temple, retomemos la figura de Alfonso VII y las tierras toledanas.