google-site-verification: googleac1700d1e19b095b.html

Al encuentro de los Coptos II, Arte Copto

El Arte Copto

En relación con la cultura de los pueblos y de las civilizaciones el arte es en ocasiones uno de sus aspectos más conocidos y característicos. En Egipto el arte generado por la cultura faraónica, eclipsó las demás muestras de arte posteriores.

Si la cultura copta en general es poco conocida, aún menos es su arte.  Esto es debido a los múltiples condicionantes históricos que encontramos en Egipto y a la poca información fundamentada que se tiene del mismo. La historia de Egipto cambió desde la llegada de los griegos, porque supondría el principio del fin de su histórica civilización y poco a poco se fue diluyendo su esencia fastuosa y única, sobre todo con los romanos.

 Y es precisamente en la época romana que llega el cristianismo a Egipto. En los dos primeros siglos de nuestra era el cristianismo arrancó su andadura en un Imperio que vivía momentos de esplendor.  En breve el cristianismo se convierte en una amenaza para el sistema y  el ambiente se convierte en  hostil, por lo controvertido que resultaba su mensaje de cara a las normas establecidas. Los primeros cristianos en Egipto  comienzan a utilizar  signos que les hacen pasar desapercibidos ante sus perseguidores, readaptar representaciones paganas dándolas un significado cristiano, o tener lugares de culto que no llamaran la atención; todo ello para no levantar sospechas.

Respecto a utilizar símbolos que pasaran inadvertidos, unos de los más habituales en ese momento fueron el pez, el ancla o la barca. El pez escondía en su nombre en griego , acróstico en griego de la frase “Jesucristo Hijo de Dios” y pronto se extendió por todo el Imperio. Cualquiera de los mencionados anteriormente y otros tantos se pueden encontrar en el contexto del Imperio, por eso en el caso de Egipto hay que hablar necesariamente del jeroglífico anj. El anj se ha empleado desde entonces como cruz copta, denominada ansata, siendo una cruz en tau rematada con un asa. No está del todo claro su significado pagano, pero se piensa que puede ser la esquematización de una sandalia, un nudo mágico, o el lazo de la vida, pues el jeroglífico anj significa vida.

Las representaciones orantes fueron entre los cristianos habituales desde el siglo III. Su carácter era más bien abstracto, con la figura de frente y sin edad y sexo definido, pero en Egipto se aprecia que la posición de los brazos tiende a ser más elevada. En cuento a la técnica, llama la atención que se acentúe el claroscuro por medio del rehundido del contorno, lo que hace que ejemplos como el mostrado se puedan poner claramente en relación con los relieves para exteriores de época faraónica.

Poco a poco Jesús se fue representando en “majestad”, inspirándose en la iconografía del emperador o faraón  y María, de la imagen de Isis amamantando a Horus.

María amamantando a Jesús. Descubrimiento relativamente reciente en un nicho del monasterio de Dair Al-Suryan (Wadi Natrun). Fotografía de Nabil Selim obtenida de la publicación Coptic Icons II, p. 37.

Las primeras grandes basílicas cristianas conocidas en Egipto, como Abu Mina o Hermópolis Magna construidas respectivamente en el año 412 y en torno al 435, tienen una clara influencia de la arquitectura constantinopolitana. Poco después, el monasterio de Deir-el-Abiad contruido hacia el año 440, muestra unos rasgos caracteristicos de los  templos de época faraónica tanto en la forma, similar a un templo, como en el detalle de la gola egipcia rematando la cornisa. Resulta llamativo que el verdadero impulso del arte copto llegara en el siglo VII con la invasión musulmana, no solamente porque su tolerancia inicial permitiera su desarrollo en libertad, sino porque quedaría al margen de las luchas iconoclastas que se vivieron en el resto del Imperio hasta el año 843. Éste podría haber sido el motivo por el cual en el monasterio de Santa Catalina del Sinaí se conservaran algunos de los iconos más antiguos del mundo

Icono de entre los siglos siglo IV y VII identificado con los santos Sergio y Baco conservado en el Museo de la Academia de Kiev (Rusia) y originario del monasterio de Santa Catalina del Sinaí.

San Pedro, Santa Catalina del Monte Sinaí.

La piedra fue el complemento ornamental de la arquitectura y el empleado para las estelas funerarias conmemorativas; el marfil se utilizaba en relieves o pequeños objetos de uso; la madera más bien para mobiliario; el metal principalmente para objetos litúrgicos; y la cerámica para objetos de uso corriente; así como en el caso de la escultura el tipo de talla a bisel sería el que permite identificar las producciones genuinamente coptas

Más interesante es que en las excavaciones arqueológicas se encuentre pintura mural, cuyo valor radica especialmente en la trascendencia que la iconografía copta tendría para el arte románico europeo; pues la representación del Pantocrátor entronizado rodeado de la aureola mística y del Tetramorfos, o la Virgen con el Niño entronizada rodeada de los apóstoles, ya aparecía en las pinturas murales de la segunda mitad del siglo VI que decoraban los ábsides del monasterio de Apolo en Baouît

Pintura mural originaria del monasterio de Apolo en Baowît conservada actualmente en el Museo Copto de El Cairo. Fotografía de Nabil Selim publicada en Coptic Icons II, p. 159.

La Virgen con el Niño ya se había representado en el siglo II en las catacumbas de Priscila, parece que Egipto tuvo mucho que ver con el fomento de su devoción. Este tipo de representaciones sería una constante en Egipto al menos hasta el siglo XIII, como demuestran las pinturas del ábside de la iglesia del monasterio de San Antonio en el Mar Rojo. Las excavaciones arqueológicas también están demostrando que la pintura mural se ajustaba a las líneas arquitectónicas de los ábsides y a otros elementos destacados, como las columnas y los nichos. Consolidado el dominio musulmán el arte copto se fue haciendo paulatinamente más decorativo, lo que haría que se acentuara su carácter artesanal. Es de suponer que como consecuencia de los conflictos religiosos se destruyera mucho patrimonio mueble en los saqueos e incendios documentados.

En este sentido, cierto tipo de obras, especialmente los iconostasios, evidencian igualmente que con el tiempo se produjo una progresiva adaptación del arte copto al islámico, alterando ligeramente ciertos detalles para hacerlos propios. Por ello, en el trabajo de la madera y de la eboraria, materiales empleados en este tipo de obras, puede costar en ocasiones distinguir la procedencia de las piezas si están descontextualizadas. Los iconostasios están hechos en muchos casos en madera de sicomoro, a los que se adhiere el marfil con una fina capa de estuco.

ABU SIRGA, EL CAIRO:

Decía Viaud en 1979:

La gruta de la Sagrada Familia está situada bajo el santuario de la iglesia de los Santos Sergio y Baco en el Viejo Cairo. Esta gruta, o cripta, es desde hace siglos un lugar de peregrinación para los cristianos de Egipto y también para aquellos venidos de Occidente. Los franciscanos construyeron en el siglo XVII un asilo cerca de esta iglesia.

Los Coptos Ortodoxos, con el fin de poder mantener su derecho de propiedad sobre la pequeña capilla de la Virgen situada detrás del Kouvouklion en el Santo Sepulcro de Jerusalén (fig. 76), permitieron a los Padres Franciscanos celebrar la liturgia sobre el altar de la cripta de la Sagrada Familia de la iglesia de los santos Sergio y Baco. En 1672 el monje dominico Vansleb visita esta cripta de la Sagrada Familia y señala que «los religiosos franciscanos dicen alguna vez la misa».

Esta cripta de la Sagrada Familia puede remontarse al siglo VI y debe remplazar un primer edificio construido hacia el siglo IV en recuerdo del paso de la Sagrada Familia por Egipto.

Cada año una peregrinación copta ortodoxa reúne a los peregrinos para venerar en esta cripta la venida de la Entrada de Cristo en Egipto, el 24 de Bašuns (primero de junio). Los Padres Franciscanos organizan también una peregrinación durante la Cuaresma y la liturgia se celebra dentro de la propiedad del antiguo hospicio del siglo XVII.

En relación al culto que ha recibido la iglesia a lo largo de su historia es fundamental hacer referencia a los franciscanos, siendo varias las fuentes antiguas que dejan constancia de ello327. De entre todas, la más ilustrativa es la de Simón Simeonis (1322-1324), que además de constatar una eucaristía concreta oficiada por ellos el 2 de febrero de 1324, decía que el sultán Muhammad ibn Qala´un an-Nasir había acordado darles el control de los Santos Lugares de Egipto. Esto es muy importante también porque podría estar relacionado con la reapertura de la iglesia que documenta la misma fuente después de haber estado cerrada entre 1320 y 1323.

ICONO DE SAN SERGIO , 1260,  MONTE SINAI

ZONA ICONOSTASIO ABU SIRGA DESPUES RESTAURACION  2000

Tribuna del ábside de la iglesia de Abu Sifein.

NICHO PINTADO EN EL MONASTERIO DE SAN ANTONIO

ARCANGEL MIGUEL EN ABU

© 2017 , Guardians da Terra Sagrada.