google-site-verification: googleac1700d1e19b095b.html
top of page
  • Foto del escritorMercedes Izdo/Oscar López

HELIOPOLIS Y EL ARCA DE LA ALIANZA


Sin duda la ciudad de Heliopolis guarda en si misma uno de los lugares más enigmáticos de la Tierra. Heliopolis, era conocida en la Biblia como la ciudad de On. Thot, el Hermes Trimegisto, tenía un santuario en la ciudad. Por eso, era conocida por los griegos como Hermópolis, la ciudad de Hermes-Thot. Autores como René Guenon o Madame Blatvastky dicen que el verdadero nombre de la ciudad era Luz,  era Tula. En la Tabla Esmeralda, Hermes Thot, dice:

“A gran profundidad bajo las rocas de mi ciudad está enterrada una ben-ben, que espera el momento en que el hombre sea libre”.


La ben-ben, era una piedra cónica a la que se le atribuye un origen cosmico, y era llamada la cámara celestial, donde los dioses tenían su lugar en la tierra. Esta reliquia de origen cosmico se guardaba en el sancta sanctorun del Templo del Fénix en Heliopolis, la Ciudad del Sol, la Ciudad de la Luz, Tula. Se cree que el fénix, llegó a Egipto, para dar lugar al nacimiento de una nueva era. La ben-ben, era el alma de Ra, el hermano de Thot. Sería conocido luego por los coptos cristianos como San Miguel Arcangel. En nuestra tradición cristiana, Miguel pesa las almas, en el Juicio de Dios, y vigila la puerta del cielo, mientras Jesús conducirá a los elegidos a la Puerta. En el 2.000 antes de Cristo, 700 años antes de la época de Moises, la ben-ben “desapareció”, fue sacada clandestinamente de la pirámided y en su lugar se levantó un obelisco.  Pero un sacérdote, le dijo al faraón, “hay algo oculto en la pirámide”. Muy seguramente, Moisés-Akenatón, conocía el secreto de la pirámide y muy seguramente localizó, la Estancia de los Recuerdos del Templo de Thot en Heliopolis. Allí se encontraba una caja de oro en la que Ra, guardaba sus más preciosos tesoros, el báulo, un rizo de su pelo, y su Uraeus, un tocado de oro con una cobra, era el símbolo del dominio sobre el tiempo y el espacio. La capacidad de reencarnarse según su voluntad. Muchos creen que esto era precisamente el objeto que Akenatón-Moisés, sacó de Egipto, y es conocido como el Arca de la Alianza. La palabra hebrea para denominar el Arca, es aron, “iluminación”. Curiosamente el Templo de Salomón, se construyó para albergar este objeto luminoso. Y hemos de decir, que Salomón, contiene en su nombre, tres formas antiguas de llamar al Sol ¿casual? No lo creo. Sol- om-on. Algunos autores sostienen que la Camara del Faraon, es cuna y tumba, el Arca de la Alianza, ubicada en ese espacio, habría sido el objeto para el traslado a Sirio del faraón. Es decir, el Arca de la Alianza, era un objeto luminico que tenía la capacidad de abrir puertas  para aquel que empuñaba la “llave de la vida”, el Ankh y conocía el nombre secreto de Dios.

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page