google-site-verification: googleac1700d1e19b095b.html
 

Alice Bailey: Las grandes invocaciones

ABMBDK-names

“La llave fue hallada; con la presión de las manos que están al servicio de la luz y con un palpitante y amoroso corazón, se gira la llave. La puerta se abre de par en par”.

“El que se apresura hacia la luz atraviesa con rapidez la puerta y espera. La mantiene abierta para los que vienen después. En esa actitud espera.

“Una voz clama: Hermano mío cierra la puerta, pues cada cual debe girar la llave con su propia mano, y por sí solo debe entrar por esa puerta.

“La brillante luz dentro del Templo del Señor no es para todos en el mismo momento o a la misma hora del día. Cada uno sabe cuál es su hora. Su hora es ahora. De manera que cierre la puerta hermano. Re