google-site-verification: googleac1700d1e19b095b.html
top of page

Las Edades de Toledo: Rex Visigothorum

OLEDO  Y EL REX VISIGOTHORUM

Visigodos… pronunciar su nombre es evocar el legendario tesoro que desapareció tras la invasión musulmana. El oro del Mar Negro, Transilvania, joyas de incalculable valor, botines de guerra obtenidos en Adrianopolis, Roma…

Un tesoro que incluia el mítico tesoro del Templo de Salomón incluido en su Tesoro Antiguo. Pero aparte de conocerlos por aquella lista que nos obligaban a memorizar en el colegio ¿Quiénes fueron?, ¿Nos dejaron algún legado? EN el Ciclo de Alfonso III, del reino Astur-leonés, se dice que «las raíces visigodas constituyeron la base de la legitimidad de los reinos cristianos medievales» ¿Qué hay de verdad en ello?

Ciertamente los clérigos mozárabes en los Palatium de los distintos reinos hispano-cristianos representaban aquel tesoro perdido de la Aula Regia Toledana. Aquel tesoro que se perdió con «La flor de la nobleza española», con la expansión del Imperio Omeya de Damasco. El botín encontrado por los conquistadores debió ser soberbio, Ibn Qutaiba refiere que «Musa marchó hasta la ciudad de los reyes, Toledo, en donde encontró en un palacio 24 diademas de oro, una por cada uno de los reyes que habían reinado en España, porque había la costumbre entre los reyes godos de España que la diadema usada por cada uno de ellos durante su vida debiera, después de muerto, ser depositada en aquella mansión.»

Al-Hakam dirá de ellos que poseían una «lluvia de esmeraldas y rubíes». Tesoros ocultos como el de Guarrazar, dan fe que es verdad. Un tesoro que durante siglos yació olvidado junto a la tumba de Crispinus en Guarrazar hasta que en 1859, unas lluvias torrenciales, provocaron el corrimiento de tierras, dejando entrever las joyas que hoy podemos admirar en el Museo Arqueológico Nacional. Decir visigodos es evocar la Mesa de Salomón, que perdió a Muza, que no pudo resistirse a arrancarle una pata y esa fue la causa de su perdición.

Dejando al margen ese tesoro, los visigodos nos legaron una fe católica, con ese ideal de monarquía defensora de la misma que perdió al Imperio Español varios siglos después. Un corpus jurídico contenido en el Liber Iudiciorum o Fuero Juzgo, vigente hasta el siglo XIII. Y un arte mozárabe que sobrevivió en los territorios cristianos que tiene como iconografía más característica el arco de herradura. Además de un grafismo con la bellísima letra visigótica redonda y cursiva que es genuinamente española.

Pero ¿De donde procedía este enigmático pueblo?

1.- Introduccion: Historia del Pueblo Visigodo

Dentro de los pueblos germánicos destacaron los godos, que se dividían en dos grandes familias, los ostrogodos y los visigodos. Desde su peregrinar por el mar Negro hasta Hispania, los visigodos estuvieron en contacto con civilizaciones de fuerte tradición helenística y romana que hicieron de este pueblo germánico, un pueblo culto y exquisito. Para ellos basta ver los códices y cartularios, obras literarias que nos han llegado, lo poco de su arquitectura y escultura que se ha conservado y sobre todo su orfebrería.

Un pueblo de profundas raíces nacionalistas como se puede comprobar en el enfrentamiento entre el monarca arriano Leovigildo, asentado en Toletum y su hijo católico Hermenegildo, rebelde en Hispalis. En este enfrentamiento primó el sentimiento de nacionalidad de este pueblo, frente al disidente Hermenegildo. Siendo Leovigildo apoyado por San Leandro, su enemigo más feroz en materia religiosa.

Y es precisamente San Isidoro, quien en el IV Concilio de Toledo, atizó fuerte con esa idea de nación goda o regnum gothorum, en los tiempos del Rex Literatus, Sisebuto.

Los historiadores siguen discutiendo si la época visigoda corresponde al inicio de nuestra etapa medieval o por el contrario sólo es el fin de Roma, de la que ellos formaron parte.

Pero dejemos esos galimatías para historiadores y conozcamos más de nuestra propia Historia y sus protagonistas.

La peregrinatio goda, comienza en el siglo I en las tierras de Jutlandia ( Dinamarca) y Gothia(Suecia. Huyendo de un clima hostil, y buscando tierras fértiles llegan a Polonia. Es la época del Emperador Augusto el cual fracasó en el intento de conquistar Germania, siendo sus legiones brutalmente masacradas en el año 9, en la selva de Teotoburgo.

La ambición del godo no era invadir, sino migrar. Y a principios del siglo III, los godos ya han atravesado Europa Central y las llanuras de Ucrania, para terminar asentándose en las orillas del mar Negro. Allí formaron una coalición godo-sarmata.

En su búsqueda de tierras fértiles, llegan a lo que hoy es la actual Rumanía, la antigua Dacia. Allí se hicieron fuertes en Transilvania, donde se enfrentaron a Roma por las minas de oro de la zona. En el año 375 con la llegada de los hunos, (descrito en las crónicas de la época, como «el pueblo más feroz de su tiempo»)que procedía de las estepas del Asia Central, los godos son empujados a traspasar las fronteras romanas. Derrotan a Roma en la famosa batalla de Adrianopolis, del año 378. San Ambrosio, escribirá al respecto «asistimos al fin del mundo».

Poco después el pueblo godo se divide en visigodos y ostrogodos. Y ya a partir del año 332 firman la paz con el emperador Constantino, tras haber atacado Scythia, Tracia y Moesia. Constantino les concede de esta forma el status de federados (foederati) del Imperio que da como fruto un asentamiento estable de los visigodos dentro de las fronteras del Imperio. Los visigodos de esta forma tendrán un subsidio anual y tierras, a cambio de defender el limes. Es decir, las fronteras del imperio contra ataques de otros pueblos barbaros.

Fue Constancio, quien en nombre del Emperador Honorio, le concedió a los visigodos un nuevo estado, formado por algunas tierras de la Aquitania Secunda, Aquitania Prima, la Novempopulania, y la Narbonensis. Antes de la cesión tras el saqueo de Roma, ya habían conquistado Tolosa y Burdeos se les había entregado sin uso de las armas. Los romanos que habitaban en Aquitania por el foedus, tuvieron que pagar al ocupante godo dos tercios de sus pertenencias, en bienes y esclavos, pero los godos lejos de abusar pronto pusieron en marcha su aparato legal, al igual que harán más tarde en Hispania, dejando a los romanos sus derechos. El foedus que se le entregó a los visigodos en Aquitania, era a través del sistema de hospitalidad (hospitalitas), en el cual tras la sedentarización los soldados godos se convertían en propietarios de los dominios y de parte de los siervos protegidos. De esta forma los visigodos eran hospites, que se sometían a la Ley del Imperio.

Como federados del Imperio intervendrán en el año 427 en Hispania, combatiendo contra suevos, vándalos y alanos, a las órdenes de Teodorico. También es legendaria su intervención en el año 453 en los Campos Catalaunicos, en las proximidades de Poitiers contra Atila y su ejército. El poder de Roma, se va desvaneciendo inexorablemente por hambrunas, corrupción, ejércitos que no reciben sus pagas. Las ciudades se van despoblando y la gente emigrando a los campos. Hispania en ese momento es un caos entre revueltas bagaudas, bandoleros que arrasan pueblos y ciudades y el desgobierno de un Imperio que se va resquebrajando y precipitándose a su caída. Por estas fechas , tras la muerte de Alarico, Ataulfo se casa por su admiración a la cultura romana con Gala Placidia, hija del emperador romano Teodosio en Narbona. Es en este momento que los visigodos comienzan a ocupar Hispania. Estamos en la segunda mitad del siglo V, se puede decir que el Imperio de Occidente, se ha extinguido. Los visigodos se convierten en señores de un Reino que se extiende desde el sur de la Galia, al centro y noroeste peninsular. El poder de Occidente ahora está en manos de reyes barbaros, terratenientes ricos y obispos católicos. Ya en el año 470, los visigodos dominan ciudades como Barcelona, Tarrasa, Tarragona, Zaragoza, Merida (cobra especialmente importancia por el asentamiento de la nobleza visigoda como anteriormente hicieran militares romanos), Toledo, Córdoba, Sevilla y los Campos Goticos ( amplia zona rural dedicada a la agricultura extensiva) que ocupaba áreas de Palencia, Valladolid, Zamora y León, que correspondería con la Tierra de Campos y durante siglos fue conocida como Campi Gothorum. De todas estas ciudades sin duda es Emerita Augusta, la que cumplió un papel más importante en la genesis del reino hispano-visigodo de Toledo, ya que fue un asentamiento aristocratico visigodo de primer orden, y aunque Agila, intentó que fuera la capital, al final Leovigildo dejó claro que el mejor sitio para ubicar la capital del Reino, era Toledo.

Simultaneamente a la expansión hacia el sur de Hispania de los Visigodos, los francos les atacan en Francia y les vencen en la batalla de Vouillé del año 507. EL rey Alarico muere en el combate y no son aniquilados gracias a la ayuda de los ostrogodos que llegan desde Italia y consiguen mantener para el Reino Visigodo la Septimania. Tras la muerte de Amalarico II y la caída del Reino de Tolosa, Teodorico, rey de los ostrogodos y abuelo de Amalarico toma la tutela del niño y del Reino Visigodo.

Cuentan las crónicas de la época, que Alarico era un rey nefasto, pero la verdad es que no se extienden demasiado sobre el tema, casi pasan de puntillas. De lo que si hablan largo y tendido es de como los visigodos perdieron la famosa batalla de Vogladum (Vouillé) ciudad próxima a Poitiers. Fue en aquel año 507, que la corte de Tolosa se traslada a la Narbona.

Aquello fue una conspiración de primer orden que gestó un plan premeditado para aniquilar el poderío visigodo de Tolosa. Para ello se reunieron aliados del llamado Tractus Armoricanus, además de alanos, burgundios, romanos, consiguiendo la victoria al rey merovingio Clodoveo. El bautismo católico de Clodoveo en el año 498, fue quien consiguió aquellos aliados poderosos contra los arrianos visigodos. Los intelectuales católicos sabían hacía un siglo que el Imperio caía y Roma, tomaba posiciones de poder en las incipientes monarquías bárbaras.

Alarico, fue el rey de uno de los reinos más poderosos de Europa y elaboró el Breviarium Alaricianum, o Lex Romana Visigothorum, un código de leyes tanto para los ciudadanos romanos como visigodos, ampliación de las creadas por Eurico. Estas leyes son la suma del Derecho Romano y el Derecho Germano. Pese a esta gran obra legislativa, digna sucesora del Derecho Romano, sus contemporaneos creyeron que Alarico fue negativo para su pueblo. El motivo es que tuvieron que abandonar sus tierras, conservando sólo la Septimania. Los visigodos tuvieron que descender a Hispania e instauran su capital en Barcelona, en el año 526, siendo rey Amalarico.

Por estas fechas , tras la muerte de Alarico, Ataulfo se casa por su admiración a la cultura romana con Gala Placidia, hija del emperador romano Teodosio en Narbona.

A nivel arqueológico la presencia visigoda en la Galia la encontramos en necropolis, esculturas funerarias muy ricas y hermosas con gran herencia romana, por culpa de los talleres de Arlés, que darán como fruto talleres aún más ricos y complejos en Marsella, Narbona, Tolouse, y Poitiers. Y es ya a partir del establecimiento de la corte en Toledo, cuando llegaron esculturas genuinamente germánicas del arte aúlico toledano al norte del Pirineo. Estas obras se pueden ver en el Museo Lapidario de Narbona, o incluso tenemos ejemplos como el friso de la iglesia de San Pablo-Sergio en Narbona que es muy semejante al friso de San Juan de Baños en Palencia. Esta decoración influirá en los musulmanes y la utilizaran en la Mezquita de Córdoba, así como el arco de herradura, que era típicamente visigodo.

Pero en lo que verdaderamente destacaron los visigodos de Narbona, es en el trabajo del metal, en adornos personales, de gran perfección, y finura, en los talleres septimanos. Este arte del cloisiné, o incrustado de piedras preciosas en piezas de oro y bronce, llegará con ellos a Toledo.

Efectivamente: Regnum Tolosanum destructum est, y por ello nace el Reino de Toledo, que se confina a las provincias romanas que constituyó Diocleciano a finales del siglo III, Baetica, Lusitania, Carthaginensis, Gallaecia, y Tarraconensis.

Es importante la época de transición a la muerte de Alarico II, con la tutela de los ostrogodos, ya que Teodorico el Grande de Ravena, era abuelo de Amalarico. El propio Teodorico dirige el ejército contra Gesaleico, cuando este ataca Barcelona, donde se habían refugiado los visigodos tras la caída de Narbona.

Teodorico el Grande, gobernó Hispania durante 15 años, hasta que su nieto alcanzó la mayoría de edad.

Dice Pedro Palol:

Actuó como un auténtico soberano. Se apropió del tesoro visigodo, símbolo del poder de la monarquía y que los reyes llevaban incluso en sus desplazamientos. Bien es verdad, que lo acrecentó. Dispuso de las cosechas de cereales hispanos como tributo para Roma, y actuó hasta su muerte como un auténtico monarca en los territorios del reino visigodo.

Cuando muere Teodorico en el año 526, Amalarico suspendió el pago de tributos a los ostrogodos y recuperó el tesoro visigodo. además firmó un tratado con Atanarico, y dió fin a la superioridad ostrogoda, fijando las fronteras. A Hispania pertenecía toda la región del Rodano, así como la Septimania ( esta perteneció al Reino Visigodo hasta su caída en el siglo VIII).

Amalarico se casó con la princesa merovingia Clotilde, con la muerte de Amalarico,muchas familias visigodas que aún vivían en la Galia, huyen hacia la Península. Teudis, uno de los generales ostrogodos enviados por Teodorico a España, y que se había convertido en un importante latifundista dió un golpe de estado y se coronó, pero fue asesinado por su propio general Teudiselo en el año 538. En Sevilla, es coronado Teudiselo, pero no pasaría mucho tiempo para que fuera asesinado, y se aclamará al pretendiente de sangre pura visigoda Agila, que se instaló en Merida. A Agila, le sucedió Atanagildo, godo de sangre noble que era apoyado por los católicos y nobles romanos, e incluso el emperador Justiniano le brindó apoyo.

Leovigildo superada la tutela de los ostrogodos, convierte a Toledo en la capital de la Hispania Gothorum. Fue sin duda el gran creador del Reino de Toledo y fue un gran defensor del arrianismo como sello de identidad germánico ante los nobles hispano-romanos. Leovigildo tenía claro tres cosas: Quería la unidad territorial en una nación, unificación de la población permitiendo matrimonios mixtos de hispano-romanos con visigodos, y la unidad confesional bajo el arrianismo. Tras esto instauró un apárato aulico a la bizantina en Toledo, y creó ciudades como Recopolis. Los problemas más graves que tuvo que atajar son las rebeliones de la Betica, Tarraconensis y Aquitania, y la de su propio hijo Hermenegildo que se hizo católico. Tras un Concilio en Toledo, donde se reunieron obispos arrianos y católicos, los protectores de Hermenegildo le abandonaron, fue preso en Valencia y conducido a Tarragona donde le asesinó Sisberio.

Tras la muerte de Leovigildo en el año 586 con grandes avances en la unificación del Reino y su expansión, fue su hijo Recaredo quien consiguió la unificación, aunque de forma distinta.

Recaredo no vio en los bizantinos enemigos, pero si luchó contra los merovingios que rompieron los tratados, pese a que había abrazado la religión católica…También fue Recaredo el primer monarca que creó leyes antijudías en el Reino. Esta misma política fue seguida por Sisebuto y por Sisenando, los preceptos básicos se encuentran en el IV Concilio de Toledo del año 633, y los más drásticos en los cánones LVII, LXV, y LXVI. En el Canón LXV, al igual que en las leyes merovingias,se prohibió a los judíos tener cargos públicos por temor que tomaran medidas contra los cristianos.

En Toledo, la vestimenta típica germánica con grandes fíbulas ornamentadas y broches de cinturón se dejó por un atuendo más sen