google-site-verification: googleac1700d1e19b095b.html
top of page

Reiki: Disciplina de vida I



Shihan (師範) es un término del idioma japonés, generalmente usado en las artes marciales procedentes de Japón como un título honorífico para referirse a los maestros de maestros en un estilo específico. En este caso en la disciplina Reiki Ryoho.

Escribo este artículo como alumna del linaje de Antonio Moraga (Alianza Española de Reiki) , cuya formación he complementado con cursos que me acreditan como Terapeuta Profesional, e investigación personal. Moraga aprendió Reiki en la Usui Reiki Ryoho Gakkai, que el Maestro Usui fundó,esta sigue existiendo y mantiene sus casi cien años de tradición con la Maestra Kimiko Koyama como sexta presidenta al frente. Allí se formó Hiroshi Doi que a su vez formó a Antonio Moraga en 1999, el mismo año en el que la maestra falleció con 93 años.


Es una información muy seria sobre la esencia del Reiki, que se ha tergiversado en Occidente, donde no se ha conocido el Reiki como una disciplina y práctica espiritual vinculada al Budismo Mahayana. Se ha tergiversado, se ha intoxicado por el interés económico de sus supuestos “maestros” que apenas tienen conocimientos auténticos sobre la energía y la anatomía oculta humana. Convirtiéndolo en un juego de salón y de extrañas invocaciones, prácticas new age , que le han hecho perder su valor auténtico y terapeutico. Conozco a muchos supuestos practicantes de Reiki… los auténticos se cuentan con los dedos de la mano. Digo esto porque querido lector, no puedes dejar que nadie contamine con energías impuras tu aura y manipule tus chakras sin conocimientos auténticos, sin un trabajo sobre si mismo serio de limpieza y depuración, física, mental y espiritual. Verdaderamente ¿creeis que las personas iniciadas en Reiki de forma gratuita por Mikao Usui, en esta foto, carecían de practica y disciplina espiritual procedente del Budismo? Si uno conoce la sociedad japonesa, la influencia del Shintoismo, Budismo Mahayana, Shingo, Zen, Taoismo e incluso cristianismo… no entenderá nada de Reiki.

¿Qué es Reiki?


El Reiki es un encuentro entre tu energía vital y todo el universo espiritual, por lo que el Reiki es un puente que une la consciencia humana con la consciencia divina. Traducido a conceptos y palabras occidentales.

Es una práctica espiritual de sanación y crecimiento personal, que conlleva rutinas de purificación y depuración energética a todos los niveles y disciplina de vida en armonía con los conceptos budistas.

Soy practicante de Reiki Ho, es decir la tradición que conlleva las técnicas originales de Mikao Usui que está vinculado a lo que se denomina el Sistema Usui-Tibetano. El Reiki HO, ayuda a vivir el momento, sacando aprendizaje de las lecciones de la vida, y busca la felicidad nuestra y de todos los seres, viviendo en la luz, y practicando el amor y la armonía. Pues es el Amor, el que todo lo cura, vence, y unifica. El amor siempre está disponible y es ilimitado, es seguro, y nunca puede usarse para el mal, manipular o controlar nada. Los efectos de esta energía luminica y amorosa que nos rodea y a la cual nos reconectamos son a nivel físico, mental, emocional y sobre todo espiritual. Es de esta forma que el Reiki apoya y enriquece cualquier terapia o proceso de sanación, porque actúa holisticamente , al buscar nuestra armonización. El practicante de Reiki, no sana a nadie. Simplemente es un puente que reactiva tu capacidad autosanadora, no interviene ningún poder personal o don especial. El practicante de Reiki, jamás dará un diagnóstico, ni modificará tratamiento médico alguno , se une al esfuerzo médico de promover la salud y la paz mental en la sociedad. El sistema Reiki tiene dos niveles, llamados Shoden y Okuden, y el grado de maestría que te capacita como formador, que es el Shimpiden. Mi grado es Shimpiden, y puedo afirmar que soy una aprendiza en estas lides. La busqueda me ha llevado a la Naturopatía y a mejorar mi vida. Desde que practico Reiki, he visto una mejora como persona. Tuve una infancia díficil y he vivido sucesos traumaticos, puedo asegurar que el Reiki, el Budismo, y la buena literatura, pueden hacer que cambie tu vida, que vayan llegando maestros, y circunstancias que te ayuden a sanar y a la vez ser un eslabón que ayude en la medida que pueda a otros. Pero este trabajo de autosanación, es el trabajo de toda una vida y hay que tener disciplina, para alcanzar tus “obligaciones” y hacerlas “rutinas diarias”.


Mediante la canalización de la energía pura universal logramos armonizar nuestro cuerpo con mucho trabajo, llegando a una reconexión espiritual. Un método de sanación espiritual basado en la meditación, respiración, ejercicio suave, y vida sana, con unas normas de conductas, de profunda raíz budista. Complementado con la tradición del sistema de chakras hindú, y la medicina tibetana, taoista, e influencias del Shingo y Shintoismo. Es decir, el Reiki suma la tradición sanadora de Japón y Oriente que estudió Mikao Usui, que le llevó toda una vida a hacer público y que entregó gratuitamente a medicos y enfermeros que se interesaron en su método.


Resumiendo el Reiki es el nombre moderno de un ancestral arte de sanación que se basa en la transferencia de energía a través de las manos. Este arte ha sido practicado por civilizaciones muy antiguas, aunque fue Mikao Usui quien lo dió a conocer en nuestros tiempos y quien favoreció que se extendiera por todo el mundo.


Todos los seres humanos tienen latente la capacidad de canalizar la energía Reiki y de utilizarla para la sanación y el desarrollo espiritual propio y de los demás. Esta capacidad se activa a través de iniciaciones energéticas, realizadas presencialmente por un verdadero maestro de Reiki, jamás a distancia. Toda iniciación es presencial. La técnica es sencilla pero comienza un trabajo fuerte, si de verdad quieres llegar a ser un buen reikista. Estudio, práctica, compasión, interés auténtico por el bienestar de todos los seres, respeto… Iniciarte en Reiki, es cambiar de vida, es trabajar duramente tu ego, depurar y limpiar tus “aguas estacandas”, para que se llenen de vitalidad y vida. Si no, es un juego de salón, que juega con energías y en el que algunos incluso contactan con entes del bajo astral que lejos de sanarnos, nos pueden llegar a vampirizar nuestra energía.


La terapia del Reiki, se fundamenta en un emisor-canal, el cual a través de sus manos, la mirada, la sonrisa, etc., transmite la energía vital, a un receptor, que puede ser otra persona o él mismo Esto se hace para aminorar enfermedades, molestias, enfermedades o estrés. La energía universal se puede aplicar a personas, animales y plantas. De hecho yo suelo hacerlo sobre todo a las plantas o a mis gatas cuando están en el parto o tienen algún tipo de dolencia como diarrea ocasionada por estrés.


El Reiki no es un duro entrenamiento pero hay un entrenamiento que veremos en próximos post, cualquier persona puede realizarlo si tiene disciplina y constancia. Una vez que se consigue la capacidad, no se pierde, y con tu esfuerzo y purificación irá aumentando. Si lo realizas como debe ser, no transmites energía negativa, sólo luz. La luz trasciende el tiempo y el espacio. La autopurificación de Reiki ayuda a purificar traumas. El Reiki primero sana la mente y después el cuerpo. Pues todo tiene un origen mental.



El propio Sensei Mikao Usui, decía:

“Tu mente, que es un pequeño universo, ha de integrarse y unificarse con la regla natural del Gran Cosmos.”

   “El Universo entero existe en mi interior, y yo me encuentro en el Universo y soy parte de él”    “La Komyo (luz brillante) se halla en mi interior, y a su vez yo me encuentro en la Komyo”

   “No vayas al templo, ni al santuario de los dioses. Encuentra al verdadero maestro y conoce a Dios en el templo de tu cuerpo. Adorar a Dios en un templo o santuario no es lo que de ti sé requiere. Establecete a ti mismo en la iluminación y se un Buda viviente. Todos nosotros deberíamos ser transformados a través del autoconocimiento en Dioses de la compasión y luminosos Budas.”    “El arte del Reiki es una forma de meditación que genera luz y calor por sí mismo. Olvídate de ti mismo y de tu pequeño ego; desapégate de todas las cosas y objetos, e inmediatamente irradiarás luz y calor por todas las partes de tu cuerpo, especialmente de las manos, los ojos y con el aliento.  El Gran Camino, realmente no es un camino. Al final te habrás olvidado de las técnicas, cuanto más avances, será más sencillo y habrá menos técnicas y enseñanzas. Al final sólo quedará el Ser mismo, la luz viene de la sabiduría y el calor de tu amor y compasión. Conócete a ti mismo y cada día irradiarás un gran brillo,luz y calor.

“El camino de la sanación con REIKI es un arte único: deshace el mal antes de que nos alcance. Consiste en vencer al mal espiritualmente a través de la comprensión y el autoconocimiento. El verdadero camino del sanador es restablecer la Armonía y reconectar con el amor.”    “El progreso en el autoconocimiento y en la sanación con REIKI les llega a aquellos que practican y practican. El apoyarte solo en las técnicas y símbolos no te llevará muy lejos.